En su lucha por explotar África, Occidente se ha unido a Oriente para hacer la vista gorda ante los fraudes electorales y las injusticias políticas en el continente.

Vivimos en un mundo donde la brújula moral parece inclinarse cada vez que se interpone en el camino de las ganancias económicas. La moral está en un segundo plano mientras el material se cura